Te compartimos 10 puntos para que le des mantenimiento a los cilindros hidráulicos, con el fin de mantener la seguridad en tu maquinaria.


a)  Mantener una limpieza constante de la suciedad del vástago, principalmente en zonas donde exista mucho polvo.


b)  Lubricar con aceite hidráulico las juntas, conectores y racores, antes de usarse.


c)  Comprobar el apriete de los conectores hidráulicos del cilindro para evitar fugas.


d)  Comprobar la presión de funcionamiento del circuito hidráulico para evitar sobrepresiones.


e)  Verificar los ruidos por “rechineo” que puedan presentar, los cuales pueden ser generados por desgaste en guías, en anclajes o desalineamientos en estructuras. 


f)  Verificar estado del vástago donde puede tener rayas, poros, golpes, corrosión o flexión.


g)  Comprobar los soportes de los cilindros, tanto en holgura como en alineación.


h)  Mantener el aceite hidráulico en perfectas condiciones.


i)  Verificar fisuras en el diámetro exterior de la camisa, soldaduras y tapas frontal y posterior.


j)  Cuando ya se decidió bajar el cilindro de la máquina, se debe hacer en un taller que tengas todos los implementos para reparación como maquinados, rectificados, procesos de soldadura e información técnica.